PRO ILUSTRATOR.png

Las Claves del Neo-Totalitarismo Chino

Actualizado: sep 28

El totalitarismo antiguo, ejemplar de la Alemania Nazi o la Rusia Soviética, ya está mandado a recoger. Con el mundo tecnológico y globalizado actual, hablamos hoy de un neo totalitarismo el cual es capaz de usar los valores y la tecnología propias del desarrollo de las democracias libres, para sacar provecho y fortalecer su nuevo modelo totalitario.


Antes de analizar lo que significa el neo totalitarismo, empecemos por determinar que es el totalitarismo y cuáles han sido sus grandes fallas. Uno de los ejemplos más conocidos y terribles es el de la Rusia Soviética. Un régimen marcado por un control total sobre su territorio y población, culto a la personalidad de su líder, y una campaña de propaganda y persecución de opositores. Aunque parecería ser la receta perfecta para un dictador, fue un periodo con muchas perdidas, tanto económicas como humanas, que finalmente le llevaron a su caída, todo gracias a su economía aislada y rudimentaria que le impidió ser sostenible.


La gran diferencia entre la Rusia de Stalin y la China actual de Xi Jinping es su relación con el mundo libre occidental. Mientras la Unión Soviética creía ser capaz de mantener a su población bajo control, con miedo y propaganda, y de poder subsistir con su economía centralizada y trabajo forzoso, la China actual entendió que solo puede sobrevivir si se aprovecha de las economías libres y de su tecnología. Ya que son estos modelos los que permiten el desarrollo e innovación frutos únicos del libre mercado y competencia.


Desde 1978 en manos de Deng Xiaoping, China inició su Reforma y Apertura económica. La meta de esta reforma era pasar de una economía planificada a una economía socialista de mercado. Una reforma para abrir a China a los beneficios del libre mercado, sin cambiar su sistema político totalitario interno. Esto significaba encontrar el equilibrio perfecto donde conseguiría mejorar su economía, poder obtener nuevas tecnologías, y mantener el control sobre su población y territorio.


Los pasos claves de esta reforma consistían en la descolectivización de la agricultura, la apertura a la inversión extranjera y promoción de nuevas empresas, la privatización y concentración de la mayor parte de la industria estatal, y el levantamiento del control de precios y políticas proteccionistas –sin que esto quitará la mayor parte del monopolio estatal existente. Todo esto sin muchos cambios a nivel político, buscando que el régimen continuara teniendo control y vigilancia de sus ciudadanos.


El fin de la China totalitaria clásica había empezado, y con su inclusión en la Organización Mundial del Comercio a partir de 2001, se dio inició al nuevo modelo totalitario que se basa en la conjunción híbrida entre una política interna totalitaria y una economía de “libre mercado”.


Estados Unidos y las demás democracias miembros de la OMC pensaron que, al permitir el ingreso de China al mundo capitalista, el Partido Comunista Chino perdería lentamente el control de su economía, su gente y su política, creando las condiciones perfectas para una revolución interna en busca de democracia y libertad. Desconociendo ingenuamente la estrategia ventajosa del régimen popular chino.


En vez de democratizarse usando las tecnologías de occidente–como EE. UU. esperaba que pasara– China las usó para adquirir aún más poder y control sobre sus ciudadanos. Un ejemplo de esto son las redes sociales. En occidente contamos con Facebook, Instagram, Twitter, WhatsApp y demás, que permiten a los ciudadanos opinar, criticar y divulgar ideas. Es decir, ejercer su libertad de pensamiento, y aunque no son perfectas, cuentan con un alto grado de privacidad. Mientras tanto, en China, cuentan con aplicaciones como WeChat plataforma multifuncional que se ha vuelto el ojo del Big Brother chino, o el buscador Baidu que es reconocido por su amplia censura en contenido multimedia. Estas plataformas le permiten al gobierno vigilar su ubicación, con quién interactúan, qué leen, qué piensan y en qué gastan sus ciudadanos.


China no solo está utilizando las tecnologías para el cumplimiento de su agenda de vigilancia y persecución interna. Si no que además las están implementando como estrategia en contra de sus enemigos. A través de las redes sociales, el Partido Comunista Chino–de manera directa e indirecta– ha logrado profundizar los conflictos del mundo libre, generando desconfianza en sus gobiernos, en las elecciones, en el desarrollo de la vacuna del COVID-19, e incluso ha planteado la duda sobre el modelo de democracia libre. La frase 'divide y reinaras' parece ser el perfecto eslogan del partido comunista chino.


Todos estos ejemplos ayudan a entender cómo el nuevo totalitarismo chino puede poner en jaque al mundo occidental, si no se actúa a tiempo.


Gracias a la libertad económica China pasó de tener un PIB de USD 150.000 millones antes de 2001, a un PIB de USD 12'240.000 millones en 2018, y de una economía pequeña y no relevante en el panorama geopolítico, a la segunda economía mundial. Pasó de ser un productor de malos productos y baratijas, a ser la fábrica mundial por excelencia de la cual todos los mercados dependen. Y todo esto gracias a que la Organización Mundial de Comercio les abrió las puertas a sus economías sin exigirles participar con las mismas reglas de juego que los demás miembros.


Estados Unidos como gobierno protector de la democracia libre, debe tomar el rol como estado y entender qué si se permite que esto siga como una guerra de mercado, los intereses económicos van a predominar, y con eso la China comunista nunca va a perder. Por eso estados unidos tiene que hacer que sus instituciones como Wall Street, o centros de innovación como Silicon Valley, protejan el modelo de economía y democracia libre si no quiere perder en la guerra contra China.

El neo totalitarismo de China es uno que avanzó para ser parte del mundo global actual. Mantiene a sus ciudadanos en una economía pseudo-capitalista interna llena de comodidades, mientras les priva de sus libertades y derechos. Hace uso de las economías de mercado libre para crecer y poder usar los avances tecnológicos para su beneficio, logro ser indispensable para las economías capitalistas, donde puede jactarse del uso de esclavos para crear precios que el mercado internacional no siempre es hábil para rechazar.


Todo esto, además de ser un llamado de atención para que las potencias de occidente actúen, y busquen la manera de ahogar económicamente al partido, y de usar sus tecnologías para llevar verdaderas ideas de democracia y libertad al pueblo chino, es la oportunidad para Latinoamérica de convertirse en una región más importante en el plano geopolítico. Aprovechando su capacidad para volverse una fábrica mundial, además de una proveedora de energías, minerales y otros recursos naturales, como China nunca ha podido soñar ser.


Latinoamérica tiene una oportunidad dentro del conflicto geopolítico de aprovechar sus condiciones geográficas, sociales y económicas, para ser una región atractiva para los países desarrollados, principalmente Estados Unidos, como proveedora de mano de obra, y productora de recursos naturales. Esto lo logrará enfocando toda su política exterior en atraer estas inversiones que quedarán huérfanas de este conflicto en contra del Partido Comunista Chino. Para eso estas sociedades deberán quitar esas ínfulas de país primermundista que tienen, y volverse más prácticos en buscar el desarrollo que necesitan, y al cual puede llegar en estos momentos.


Es el momento de qué en la agenda de los países latinoamericanos, y en especial de Colombia, se empiece a buscar seguridad política y fiscal de manera que seamos atractivos en la coyuntura chino-estadounidense e inmediatamente después enfocarnos en el redireccionamiento de recursos de esa guerra a esta región. Así como Europa, el Asia pacífico, y por último China tuvieron la oportunidad coyuntural de desarrollo y crecimiento en su momento, hoy Latinoamérica, y especialmente Colombia, están en su momento de poner los ojos del mercado global en nosotros. Ahora la pregunta es, ¿tendremos el líder que sepa asumir este momento?







Imágen: https://theglobalvision.wordpress.com/2020/07/27/geopolitics-made-in-america-or-made-in-china/

88 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo