PRO ILUSTRATOR.png

El Futuro de Colombia: Cinco propuestas, y dos más, para aportar al crecimiento y desarrollo

Actualizado: 3 nov 2021

El pasado miércoles 27 de octubre se realizó una reunión en el Hotel de la Ópera en Bogotá, encabezada por Libertank junto con el apoyo de la fundación Friedrich Naumann. El propósito de la reunión era presentar cinco propuestas para el crecimiento económico y el aumento del empleo en Colombia desarrolladas por Libertank. A dicho evento asistieron empresarios, congresistas, líderes de opinión y otros interesados en promover el bienestar económico del país.


Libertank es un tanque de pensamiento y acción, con base en Medellín, que busca promover la libertad económica como la principal generadora de progreso para Colombia. A través de campamentos para jóvenes, reuniones con empresarios y empleados, además de la divulgación de comunicados y material difunden y promueven las ideas de libertad económica.


En el evento se presentaron las cinco propuestas que Libertank ha desarrollado a partir de casos de estudio y un profundo análisis de la situación del país. Las propuestas fueron las siguientes: reducción de la burocracia y eficiencia en el gasto público, impuesto sobre la renta proporcional y simplificado, salario mínimo diferenciado por regiones, flexiseguridad laboral, y bono escolar. Libertank deja en claro que estas propuestas no corresponden a una agenda electoral, sino que se dirigen a los tomadores de decisiones públicas que busquen mejorar la democracia liberal y la economía de mercado.


Estas propuestas, de aplicarse debidamente, ayudarían al crecimiento económico y la generación de empleo formal; propuestas que se necesitan urgentemente, dado que dichos marcadores se encuentran gravemente debilitados por la coyuntura actual de la pandemia y las consecuencias de los paros nacionales.


El equipo de ProLibertad asistió al evento y aquí presentamos un resumen y análisis de las propuestas. Además, proponemos dos más que creemos ayudarían al país a avanzar en la dirección de un desarrollo económico sostenible.



LAS CINCO PROPUESTAS


La primera propuesta de Reducción de la Burocracia y Eficiencia del Gasto Público tiene como eje rector el sentido común sin desconocer la importancia del rigor técnico. Para lograr eficiencia en el gasto público, es decir, que las acciones del estado mejoren la calidad de vida de todos los ciudadanos, se empieza revisando la estructura de la burocracia estatal. Estas estructuras se encuentran concentradas por Libertank en el Gobierno Nacional Central (GNC) sin considerar los entes estatales regionales o municipales.


ProLibertad ha considerado importante que, con el objetivo de entender mejor la propuesta, primero se estudié el contexto del gasto público colombiano. Las gráficas siguientes se desarrollaron a partir de los datos tomados de la página web de datosmacro.com.


Gráfica 1: Gasto público colombiano/PIB diferenciado por mandatos presidenciales


El gasto público ha tenido una tendencia creciente que se pronunció después de la expedición de la Constitución de 1991 (ver gráfica 1). En el período presidencial de Ernesto Samper, el gasto tuvo una tendencia exponencial, y el punto más alto de gasto público con referencia al PIB se dio en el último año del segundo período presidencial de Juan Manuel Santos. En esta gráfica se evidencia un problema grave del gasto público: que este responde a coyunturas políticas más que a una política de estado enfocada a un gasto eficiente.


Hoy el gasto público está en el orden del 33,5%, pero una vez más con tendencia creciente, lo cual explica las repetidas reformas tributarias. El problema estructural del gasto público en Colombia es que responde a consideraciones políticas, llevando a que la política fiscal busque cubrir los “huecos” de ese gasto ineficiente.


Como se ve en la gráfica siguiente (gráfica 2), el nivel de gasto actual en Colombia está por encima de varios de los más importantes países latinoamericanos como México, Chile, Uruguay y Perú; y por debajo, pero acercándose al gasto público de los países que han instaurado las políticas del socialismo del siglo XXI afiliados al ALBA, como Venezuela, Bolivia y Argentina. Los datos de Venezuela es muy probable que estén alterados, pues como se sabe, la confianza en las cifras macro del régimen de Maduro es nula.


Es importante hacer notar que en gasto estamos por encima incluso de países asiáticos en franco desarrollos, tales como Malasia, Singapur, Corea del Sur e India, y muy cerca del nivel de gasto de China. Y está muy por debajo de los países ricos de Europa Occidental, Estados Unidos y Japón, la mayoría con sociedades de bienestar bien estructuradas.



Gráfica 2: Gasto público/PIB en el año 2020 dividido por país.


En resumen, el gasto público en Colombia no se orienta a lograr un mejor desarrollo sino a “cubrir” decisiones políticas, lo cual a su vez explica porque hay tantos rubros de gasto “inflexible” que no se deja modificar, como los regímenes especiales de pensiones.


Libertank invita a resolver unas preguntas-criterio para sustentar la continuidad o liquidación de entes estatales. Estas son las preguntas:


· ¿Yo sabía de la existencia de esa entidad?

· ¿Otra entidad puede cumplir esas funciones?

· ¿Esta entidad cumple sus funciones en beneficio de mi vida, la de mis familiares, vecinos y amigos (es decir de los colombianos)?


En ProLibertad, pensamos que esta última pregunta puede conducir a una valoración objetiva y cuantitativa de la existencia de una entidad. En el libro La Guerra del Siglo XXI de Lester Thurow de los años noventa, este presenta un modelo matemático que se utilizó para saber la importancia económica de un país a nivel mundial. El modelo suponía que un país desaparecía del planeta –obviamente sin considerar la carga moral que esto lleva, sino solo como ejercicio matemático– y tenía una serie de indicadores para mirar como estos se impactaban con dicha desaparición mundial. Entre estos estaban el PIB mundial, las tasas de cambio de monedas, las tasas de interés, entre otros; lo grave era que el modelo mostraba que había un número importante de países que su desaparición no se percibiría por la economía mundial. Colombia, como anécdota, si marcaba, por la coca; han pasado tres décadas y seguimos en lo mismo. Pues bien, la idea es hacer eso con las entidades y mirar como se comportan indicadores nacionales como el PIB, la tasa de cambio, la tasa de interés, la inflación, el GINI, la línea de pobreza, etcétera; la que no marque no debería existir.


· ¿Cómo era Colombia antes de la existencia de esa entidad: mejor, peor o igual? Esto se puede complementar con saber su visión y ver si se ha cumplido.

· ¿Cuántas visitas tiene la página web de esta entidad? Claro, se asume que son entradas para buscar soporte a una necesidad no para pagar impuestos, multas, sobrecargas, permisos, licencias y demás emolumentos.

· ¿El estado existe para garantizar los derechos de los ciudadanos o para satisfacer las necesidades de su propia burocracia? Esto debería ser no una pregunta, sino una afirmación cambiando la ‘o’ por el ‘no’.


ProLibertad piensa que se pueden adicionar unas más.


· ¿Esta entidad realiza “funciones” que se cruzan con las “funciones” de otra entidad? Es decir, ¿sus funciones pueden causar choques de competencias, retrasando proyectos y afectando un desempeño eficiente?

· ¿Su función es propia de su carácter nacional o se inmiscuye en funciones propias de entes regionales o municipales? Es decir, ¿su función es intervencionista en lo regional y local, o existen a nivel regional y local entes que hagan lo mismo?


Después de reseñar los presupuestos de varias entidades del orden nacional, Libertank se ocupa de eso que muchos llaman “contabilidad creativa” y pone como ejemplo pasar gasto como inversión y los juegos con las vigencias futuras. Libertank en su análisis encontró proyectos muy similares presupuestados en varias entidades, lo que hace parte de esa maraña de traslapos y cruce de competencia entre entidades que justifica su "ineficiencia” cuando no la parálisis total. Y obviamente, Libertank propone eliminar la contabilidad creativa de los presupuestos públicos.


Libertank encontró también que hay muchas entidades “sobrantes” que a su vez afectan presupuestalmente entidades estratégicas que harían un uso realmente eficiente y efectivo de esos recursos. Libertank propone hacer ese balance de gasto entre entidades sobrantes y entidades importantes –claro dentro de la limitante de gasto que debe tener el presupuesto nacional del 30% del PIB, cifra muy cercana a lo actual– lo cual requeriría reforma constitucional.


Además, ProLibertad añade que los presupuestos deben tener objetivos medibles, so pena de reducirlos en la medida de su incumplimiento, como se hace con cualquier presupuesto serio que maneja recursos escasos. Por ejemplo, lograr crecimiento real de la infraestructura, mejora en la seguridad, reducción de la morbilidad asociada a atraso social, mejoras educativas con indicadores tales como estudiantes de posgrado en el top 50 de la universidades del mundo, etcétera. Hoy el presupuesto es para saber cuanto se va a gastar.


Como conclusión, la contención del gasto público y el logro de su eficiencia está en el centro del debate entre democracia y autoritarismo que hoy tenemos, pues la última tendencia busca el crecimiento constante del gasto público hasta extinguir la iniciativa privada. No reducir y reorientar el gasto público llevará a lo que vivimos hoy, una cantidad inmensa de proyectos incumplidos y escándalos de corrupción.


La segunda propuesta, simbióticamente unida a la anterior es la política fiscal, concentrándose en particular en su propuesta de un Impuesto Sobre la Renta Proporcional Simplificado.



Gráfica 3: Panorama de los impuestos sobre la renta corporativa en la OCDE. Tomado de la página web del periódico La República, edición del 28 de octubre de 2021.


Una vez más, ProLibertad considera oportuno dar una revisión a la situación del impuesto de renta en Colombia, como proporción del ingreso. Como se observa en la gráfica anterior (gráfica 3) de los países de la OCDE, Colombia es el de mayor tasa de impuesto de renta y uno de los menores desarrollos relativos. Además, es la más insegura en protección personal y estabilidad jurídica. Esto permite concluir que, como decíamos antes, la política fiscal no obedece a un programa de desarrollo sino a cubrir necesidades de gasto por decisiones políticas cortoplacistas.


Libertank recalca los principios que hacen una política fiscal eficiente, es decir, una que incentive la inversión y el desarrollo, estos son los de equidad, eficiencia y simplicidad. Estos principios hacen sostenible una política fiscal que, sumada a una estabilidad en su aplicación, permiten: competitividad internacional; atracción de inversiones; aumento de la productividad, el empleo, la riqueza y el bienestar, para un número cada vez mayor de colombianos.


Es claro para todos que el actual modelo fiscal colombiano ni es justo, ni es eficiente, ni es simple. No es justo porque es muy bajo el porcentaje de colombianos que pagan renta, producto de un modelo económico no concentrado en el desarrollo sino en los subsidios. Este enfoque tan grande en los subsidios solo logra que la base de pobres crezca de manera permanente, haciendo que la tasa a los que pagan renta se suba cada vez más, desincentivando la inversión, generando más desempleo, entrando en una espiral autodestructiva. No es eficiente, porque no cumple su objetivo de fomentar la inversión y no es simple, porque lo que se busca es que el ente recaudador “legisle” mediante resoluciones que a veces no entienden ni los contadores que buscan “maximizar” el recaudo del contribuyente, quien además es considerado por la burocracia fiscal como un evasor potencial y por tanto sujeto de sospecha.


Un ejemplo es la falsa tasa del iva del 19%; si, como sucedía antes de la nueva regulación y como sucede en todos los países del mundo, el contribuyente responde ante el estado por la diferencia del iva recaudado y el iva pagado, haciendo que al final todo producto cubra su tasa del 19%. Cuando no se permite ese cruce, como sucede hoy, sino en “condiciones especiales”, se está subiendo la tasa de iva por encima de lo legal. Pero, como en el caso del gasto público, la política fiscal busca “maximizar” el ingreso para el estado, no utilizar de manera eficiente los recursos que la sociedad otorga al estado para cumplir su función.


Libertank con base en diversos estudios de tarifa plana del impuesto de renta y análisis de caso de su aplicación, en particular el de Estonia, elabora su propuesta, pero antes de hacerla registra los principales problemas de impuesto de renta en Colombia, entre los cuales están:


· La inestabilidad jurídica: 12 reformas tributarias en 20 años y ya anuncian una nueva, lo cual será imparable mientras no se contenga el gasto público.

· Complejidad: El estatuto tributario, código de la política fiscal, dedica 400 artículos a regular este impuesto, sin contar las interpretaciones jurídico-contables que la burocracia pueda tener sobre ellos. Esto significa una subida injustificada de los costos de transacción de las empresas, demostrando que el verdadero cliente de la política fiscal es el estado mismo y no la sociedad.

· Privilegios: La persistencia de tasas diferenciales y regímenes especiales, algunos de ellos destinados a atraer inversión, hacen el impuesto regresivo y sujeto a elusión. Y lo que es peor, algunos de esos regímenes buscaban atraer inversión, garantizando esa consideración especial por al menos dos décadas, pero que ante “necesidad de gasto” se reversan haciendo aun más riesgosa la inversión en Colombia.

· Baja cobertura de la base gravable: Ya lo explicamos antes.

· Alta carga para las empresas: En Colombia, entre impuestos nacionales, locales, contribuciones, impuesto a las transacciones financieras y otros impuestos, las empresas pagan el 71,2% de las utilidades anuales, que es prácticamente una tasa de expropiación. Eso lleva naturalmente a que los empresarios busquen rentas oligopólicas o monopólicas que compensen esa tributación, creando otro de los grandes problemas estructurales de la economía nacional: las relaciones non sanctas entre sector privado y sector público. En países desarrollados, las empresas buscan seguir una de tres estrategias: menor costo, mejor servicio o innovación. En Colombia es “impulsar” la siguiente regulación.

· Evasión: La evasión de renta en Colombia llega al 3% del pib, lo cual se explica por la misma estructura del modelo fiscal. En Colombia, la frase “caer en manos de la DIAN” da una idea de lo distante que el modelo fiscal está del ciudadano. Cuando Mockus fue alcalde de Bogotá, logró pedir a los ciudadanos más impuestos de los legales porque hizo amable el sistema al ciudadano e hizo transparente su uso. “A nadie le gusta pagar impuestos” es una frase muy usada, lo que oculta que en Colombia todo contribuyente es un “marrano” a despelucar.


Libertank propone una tarifa plana del 20% al hecho generador del impuesto, las rentas, igual para personas naturales y jurídicas. Y para que sea coherente con el hecho generador, no debería cobrarse cuando no exista renta o se den pérdidas económicas. Para personas naturales, la base del impuesto serían salarios, sueldos o pensiones, exceptuando los aportes pensionales voluntarios y cobrándose a rentas por encima de 38 millones de pesos anuales. Para personas jurídicas, la única deducción correspondería a utilidades reinvertidas; los dividendos, las ganancias de capital y los intereses no serán objeto de este impuesto. Además, se deberían eliminar todas las exenciones y su liquidación debería tomar menos de cinco minutos por su simplicidad. Y, por último, solo se aplicaría renta a los ingresos generados en el país y desaparecería el impuesto de ganancias ocasionales.


Este modelo de renta cumpliría los principios de fiscalidad explicados anteriormente, y el principio constitucional de progresividad, no pagando quienes no pueden hacerlo por sus condiciones económicas.


La simplicidad y rapidez de liquidación de este impuesto, como en cualquier proceso, hace menos factible actos de evasión y corrupción. Y este modelo, según el modelo de la curva de Laffer, haría que una reducción de la tasa marginal aumentaría el recaudo.


La aplicación de este modelo, como parte de un gran conjunto de reformas del estado, permitió a Estonia crecimientos sostenidos por encima del 7% anual. Es oportuno anotar que ninguna de estas medidas trabajaría por sí misma, pues el estado es un sistema complejo donde todas sus partes se retroalimentan, por lo que implica la necesidad de una solución holística. Este tema lo retomaremos al final de estas notas.


El éxito de Estonia fue seguida por varios países como Serbia, Ucrania, Rusia, Eslovaquia, Georgia, Bulgaria, Macedonia y Rumania. En Rusia la aplicación de una tarifa plana de renta logró disminuir de manera significativa la evasión.


La tercera propuesta, Salario Mínimo Diferenciado por Regiones, se enmarca en una discusión muy seria y que usualmente se trata con perjuicios ideológicos sobre el mercado laboral. Es importante recordar que la productividad económica está en la base de la creación de valor y que el factor laboral es uno de los dos principales factores de productividad. El otro es el capital, del que hablaremos más adelante. Además, en la discusión sobre el empleo influyen de manera significativa la educación, que sea pertinente y enfocada en la formación de criterios de pensamiento; la salud, pues un niño enfermo o subalimentado es imposible que rinda académicamente; la violencia intrafamiliar y muchos otros que hacen tan difícil el acceso a un tema tan complejo.


Es un hecho que la calificación laboral en la sociedad actual está relacionada con el nivel salarial; empleos de baja capacitación pueden ser reemplazados de manera cada vez más fácil por tecnologías informáticas y de inteligencia artificial. Y como todo mercado, el laboral obedece a la leyes de oferta y demanda. El sector productivo demanda cada vez menos trabajo no capacitado, por lo que su precio se baja; a la inversa, grandes competencias hacen que se obtengan buenos y sostenibles ingresos, pues su demanda es creciente en la medida que las economías dejen de basarse en las materias primas y la manufactura, y se concentre en servicios. Esta paradoja incrementa aún más la inequidad que la ideología de izquierda quiere subsanar convirtiendo al estado en un ente superpoderoso dador de “beneficios gratis”.


El tema laboral es un asunto de equilibrios: si se deja totalmente libre el trabajo se pauperiza, pero si se sobre-regula se desincentiva la contratación, algo que, por ejemplo, los sindicatos han sido incapaces de asimilar. Por eso, cuando un estado fiscalista utiliza el mercado laboral como una variante de captura fiscal, el desempleo, y en particular, el subempleo –el hijo de esos desequilibrios– se dispara. Y cuando eso se da por fallas de diseño del estado, las soluciones se buscan una vez más en el estado en forma de subsidios y regalos. Quien mejor lo resumió fue el expresidente estadounidense Ronald Reagan al decir:


La visión de la economía de parte de los gobiernos puede resumirse en unas cortas frases: si se mueve le ponemos impuestos, si se sigue moviendo lo regulamos, y si para, lo subsidiamos”.


El valor real del dinero se define por lo que se puede adquirir con él, lo cual cambia con las realidades particulares de cada región; es lo que se puede adquirir con él y no su valor nominal. Por eso un salario mínimo en una ciudad cara, rinde menos que el mismo salario en una región barata. Igualmente, la demanda laboral varía con cada realidad regional, por lo que un solo salario nominal nacional, en un país estrictamente regional, solo crea inequidad entre los asalariados.


El problema es la definición de región, y se cita un estudio del Banco de la República que establece cuatro regiones bajo un rango de informalidad. Considerar una sola variable es una simplificación demasiado gruesa para que sea aplicable. En primer lugar, porque elimina la variable tiempo y hace estáticos mercados que por definición son dinámicos. Libertank con base en esa segregación hace la propuesta, aunque reconoce que esta simplificación no puede tomarse como definitiva.


ProLibertad, en cambio, se enfoca más en proponer la definición de un modelo complejo que tenga en cuenta al menos las variables principales estructurales y coyunturales del mercado laboral que establezca unos lineamientos de política más definitivos. Entre otras, las cargas parafiscales, por las mismas razones, deberían ser regionales. Como dijo el profesor Peter Senge, debe buscarse que las soluciones de hoy no sean los problemas para solucionar mañana. Lo que es claro es que un salario mínimo nacional y el alto costo parafiscal del empleo son grandes responsables de la informalidad laboral con sus graves implicaciones sociales que se traducen en más gasto estatal.


A riesgo de hacernos repetitivos, ningún tema de los que estamos tratando puede verse de manera independiente. En el punto anterior veíamos como la definición del salario mínimo está en el centro de la política laboral. La cuarta propuesta de Libertank se enfoca en esa política y propone una nueva política de Flexiseguridad Laboral.


El sistema laboral vigente se caracteriza en una legislación inflexible y unos altísimos impuestos a la nómina, que en medio de un modelo de subdesarrollo se traducen en desempleo y subempleo aún medidos, esos si con la flexibilidad que da que el mismo estado sea quien se mida en sus logros.


Libertank plantea llevar a cabo una reforma laboral estructural que logre un mercado laboral más libre, dinámico, adaptable, productivo, competitivo y atractivo para la inversión, y desde ProLibertad agregamos, descentralizado.



Gráfica 4: Tasa de desempleo en Colombia 2001-2020. Tomado de https://twitter.com/andresmania/status/1277997722327490565


El mercado laboral actual se caracteriza por:

· Un desempleo alto y persistente: Para julio de 2021 la tendencia de la gráfica anterior se revirtió llegando al 14,3%. Por otra parte, la tasa de desempleo promedio en América Latina se ha mantenido en un digito en los últimos 20 años, exceptuando el 2020, el año de la pandemia. El DANE registra así la definición de empleo: “Quién trabajó por lo menos una hora remunerada en dinero o en especie en la semana de referencia; los que no trabajaron en la semana de referencia, pero tenían un trabajo; y, trabajadores familiares sin remuneración que trabajaron en la semana de referencia al menos una hora”. Es fácil ver que las cifras de empleo están muy infladas.

· Informalidad laboral elevada y arraigada: La tasa de informalidad en las 13 ciudades principales del país se ha mantenido históricamente alrededor del 50% con una gran desviación estándar entre ellas. En lo rural la cifra llega a un increíble 86%.

· Rigidez en la legislación: Según los índices internacionales de flexibilidad laboral y de libertad económica desarrollada, esta última por el Banco Mundial, los factores principales para medir la flexibilidad en la regulación laboral de un país son:

1. Contratación. La inexistencia de un salario mínimo diferenciado y de la relación entre el salario mínimo y el valor agregado por el trabajador son muestras de inflexibilidad laboral en Colombia.

2. Horas de trabajo. Básicamente la regulación colombiana es flexible.

3. Despido. En este campo la flexibilidad laboral existe.

4. Indemnizaciones por despido. En este campo la regulación no es flexible, sin considerar las demandas judiciales por “despido injusto” que no corresponde a condiciones objetivas y que en muchos casos interviene la subjetividad del juez.

5. Altos costos no salariales o impuestos a la nómina o parafiscales. Los sobre costos no salariales en Colombia superan el 50%. Como mencionamos atrás, esto se hace con visión fiscal.

6. Baja productividad laboral. En Colombia es baja, y no solo por lo laboral.

7. Obstáculos de acceso al trabajo en algunos sectores. Los jóvenes y las mujeres registran mayor desempleo.


La propuesta de Libertank aspira a subsanar los problemas mostrados, aumentando los períodos de prueba, disminuyendo los recargos fuera de la jornada laboral normal, reduciendo las indemnizaciones, y disminuyendo los parafiscales. En este último punto, como ya se mencionó, deben ser también regionales y eliminar los que puedan pasar por el presupuesto general de la nación.


Como contrabalance, Libertank propone subsidio de desempleo, incentivos al ahorro de cesantías y capacitación para el reempleo, así como incentivos al ahorro en el Fondo de Solidaridad y Fomento al Empleo y Protección al Cesante (FOSFEC).


Casos exitosos de esta política de Flexiseguridad son Dinamarca y Suiza, aunque esos no parecen buenos referentes para Colombia. En todo caso, como vamos, vamos mal.


Ya mencionamos la relación profunda entre empleo y educación, y en este último campo sí que Colombia tiene problemas. La propuesta en el tema educativo un Bono Educativo es la quinta y última propuesta de Libertank, pero no registra el estado actual de la educación, algo que queremos aportar desde ProLibertad.


La educación básica estatal en Colombia hoy se acerca a ser total, pero en cobertura, no así en calidad. Hay deserción escolar por factores de pobreza y problemas sociales, pero hay disponibilidad para la matricula en las zonas urbanas, no tanto en las zonas rurales. La educación se ha visto afectada por un profesorado sindicalizado e ideológicamente militante, enemigo del estado, el cual impide una adecuada calificación del profesorado. El eje de la educación que debe ser el estudiante ahora pasó al profesor y sus “necesidades”.


La educación básica y media privada, por su parte, también sufre problemas de calidad pues está basada en un concepto de estudiante pasivo sometido al poder de un ente colegial activo. La crítica se confunde con insubordinación y la imaginación con desvarío. En conclusión, la educación básica y media en Colombia es de baja calidad y eso lo prueban los problemas que se observan en los bachilleres en lecto-escritura y matemáticas.


La educación superior pública es muy heterogénea, pero alcanza buenos niveles de educación y es de destacar la presencia de universidades regionales en los rankings nacionales. Sufre también de politización y militancia, pero varía según la entidad.


La educación superior privada es aun más heterogénea que la pública y se mueve entre entidades internacionalmente competitivas y entidades de garaje. La educación superior está muy concentrada en profesiones clásicas como derecho y contabilidad o administración, y variantes de estas. No hay, como en muchas partes del mundo, gran esfuerzo en promocionar profesiones en los campos de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés) esenciales en la nueva sociedad del conocimiento.


Finalmente, la educación técnica está casi toda soportada en el ente estatal SENA que, aunque cumple la tarea de llenar un vacío educativo, adolece de problemas políticos y también de calidad y pertinencia de los programas. La educación técnica es educación para la producción, y en tal sentido, debería soportarse en la alianza universidad-empresa, buscando que ésta haga las grandes inversiones necesarias en equipos y laboratorios que exigen verdaderas carreras técnicas. En resumen, hoy las carreras técnicas reales no son “negocio”.


Pero de los muchos problemas que tiene la educación en Colombia, Libertank se enfoca en uno muy importante, el de la financiación estatal de la educación. Hoy, toda la cadena educativa pública se financia en la oferta, es decir, en los entes educativos; el Bono Educativo quiere plantear la importancia de migrar financiación hacia la demanda. Es decir, el estado paga la educación en el ente que el estudiante escoja. Un buen ejemplo de eso es el programa “Ser Pilo Paga” que permite a buenos estudiantes sin recursos económicos estudiar en las mejores universidades de Colombia, según su predilección.


Cuando se fondea la demanda, debe profundizarse la competencia en el lado de la oferta, como lo establece la ley de oferta y demanda.


El bono propuesto por Libertank no es préstamo sino un subsidio; no debe haber vínculo financiero entre el gobierno y la institución educativa. Las instituciones educativas públicas deben vivir de la matricula y oferta de servicios a la comunidad en general. Desde ProLibertad agregamos que el bono se da de manera permanente a estudiantes que muestren desempeño académico, evitando así estudiantes-militantes con estadía de diez o quince años en la institución.


El Bono Educativo ya se ha implementado en varios países del mundo con resultados exitosos. Desde Libertank se propone ampliar la competencia de las entidades territoriales para que puedan contratar entes privados no solo por déficit de capacidad pública sino por déficit de calidad. Para ello propone modificar el artículo 27 de la ley 715 de 2001.



Y LAS OTRAS DOS PROPUESTAS


Ante el reto que implica proponer la reorientación del país, consideramos este esfuerzo de Libertank un aporte importante y la marcación de una senda para que tanques de pensamiento de la sociedad civil intervengan en las grandes discusiones del país, sin que necesariamente profese un perfil partidista.


ProLibertad en esa tónica quiere añadir dos propuestas a la discusión.


Uno de los grandes defectos de Colombia según la mirada de analistas internacionales es que no existe unidad física entre las diferentes regiones y que el desarrollo se ha dado solo en la zona andina como una momia sobreviviente de la época de la colonia. Esa momia impone un modelo político centralista en una realidad geográfica aislada. Siguiendo el modelo gravitacional que se ha usado en planificación urbana, el desarrollo de Colombia, tomando Bogotá como centro, se va degradando con el cuadrado de la distancia a ese centro. El estado es en Bogotá casi omnipresente y en la periferia es prácticamente inexistente, y cualquier decisión que afecta lo local debe pasar por la centralidad.


La Constitución de 1991 tiene dos ejes: uno, el de la sociedad de derechos, sobredimensionada en la jurisprudencia actual y dos, la descentralización ente legislativamente raquítico, pero en la practica inexistente. Eso ha llevado a que, desde las regiones, las administraciones hagan propuestas de desarrollo que deben venir a mendigarse a Bogotá.


Ya vimos la necesidad de descentralizar el salario mínimo e incluso los costos parafiscales y la política educativa, por lo que la primera propuesta de ProLibertad es: Desarrollar la Descentralización de manera plena, para que la planeación deje de ser de arriba hacia abajo y se cambie de abajo hacia arriba. Es decir, no consolidar de lo nacional a lo local, sino de lo local a lo nacional. Ello implica desarrollar a su vez una legislación que permita desde la región llegarse a acuerdos de inversión de infraestructura por parte de capital privado, donde el estado nacional sea una de las partes en alianzas público-privadas que se estructuren desde lo local y no de lo nacional.


Esto implicaría también, que se abandone la planeación dirigida desde cartillas tipo del Departamento Nacional de Planeación, y que los POT se cambien por Planes Maestros de desarrollo dinámicos y no congelados en el tiempo y en lo jurídico, como hoy sucede con los POT.


Además, debe reconocerse en la legislación la juridicidad de un hecho físico, la conurbación urbana de entes municipales políticamente separados cada uno con su propio POT; las conurbaciones metropolitanas deben obligatoriamente desarrollar una planeación conjunta y si para ello hace falta elegir un alcalde metropolitano, eso debe hacerse. El ente legislativo en ese caso saldría de concejales de los distintos municipios designados para tal fin. Ello debería aplicar también en el caso de ciudades-región como es el caso del eje Cartagena-Barranquilla-Santa Marta o Armenia-Pereira-Manizales, todo lo cual es apenas un reconocimiento de la nueva realidad urbana que ya se trabaja en el planeta.


El desarrollo económico se soporta sobre un adecuado flujo de fondos para proyectos que debe ser el papel del sector financiero. Una Nueva Regulación del Sector Financiero es una necesidad palpable para el éxito, no solo de la economía sino de la descentralización, y es la segunda propuesta de ProLibertad.


La realidad del sector financiero obedece a una relación tácita entre el sector financiero y el estado, donde el primero fondea los presupuestos estatales vía compra de títulos de tesorería, y en contraprestación, el estado baja el riesgo del negocio financiero, lo que se refleja en un diferencial rentista entre captación y colocación, y el cobro masivo de “servicios” financieros, que permiten que los bancos solo presten a quienes no necesitan crédito.


Quien haya ido a un banco con un emprendimiento de negocios, que en otros países sería fondeado sin problemas, en el país no se presta al proyecto, con su riesgo asociados, sino a los socios y codeudores que deben hipotecar su patrimonio para obtener recursos con tasas de interés muy por encima que la rentabilidad normal de un buen negocio. Usualmente, el crédito en Colombia está en la base de la quiebra de muchas empresas. Si no se reorienta el sector financiero hacia su verdadera razón de ser, cualquier proyecto en Colombia no pasará de ser un buen render.


Abrir el mercado financiero a la competencia internacional sería una posible estrategia.



CONSIDERACIONES PARA TENER EN CUENTA


Todas estas propuestas tienen un entendido tácito que se refieren a un modelo de estado de democracia liberal y economía de mercado, y no son aplicables a modelos de corte socialista que implican la supremacía del estado sobre el ciudadano. Nos parece importante aclarar los términos para nivelar la discusión.


¿Es lo mismo libre mercado que capitalismo?


El Capitalismo es una doctrina económica con primacía del capital y no establece límites a priori, lo que permite el laissez-faire, la especulación financiera o el oligopolio e incluso el monopolio. Por su parte, el libre mercado es un modelo económico de producción capitalista que requiere múltiples actores en los lados de la oferta y la demanda que permitan la creación de valor económico mediante la innovación y el emprendimiento. A diferencia del capitalismo, el libre mercado válida la existencia de un ente estatal que impida los abusos de mercado y de un sistema financiero orientado a fondear los emprendimientos económicos. La economía de mercado es un modelo económico soportado en un modelo político que garantiza un mercado sin patologías capitalistas como la especulación financiera y el oligopolio/monopolio.


¿Es lo mismo conservadurismo que democracia liberal?


El conservadurismo es un -ismo que, como su nombre lo indica, intenta conservar el statu quo y rechazar el cambio. Ahora bien, debe haber principios sociales inmodificables que permitan la existencia misma de la sociedad humana, tales como el respeto a la vida o a la propiedad privada. El problema surge cuando otros principios se quieren establecer desde la moral individual y aquí es cuando surgen conflictos con la religión o la cultura.


Una de las victorias de la democracia liberal fue separar el estado de la religión, aunque debe existir una moral social so pena de la degradación de la sociedad misma. La democracia liberal tiene su centro moral en el derecho a la libertad individual. Pero este derecho tiene contracara en el deber de respetar la libertad del otro; mi derecho llega hasta donde afecta el derecho al ejercicio de la libertad del otro. Pero, la separación estado-religión no implica impedir la religión, por el contrario, es el poder del estado garantizando que cada ciudadano siga el credo que quiera o no siga ninguno. Pero como las religiones consideran su sistema moral emanado de Dios y por tanto superior a cualquier creación humana, incluyendo el estado, un ciudadano de un estado democrático debe entender que los códigos morales religiosos son de aplicación individual y que el estado no puede tolerar la militancia antiestatal mediante fundamentalismos religiosos de carácter misionero. En estados modernos, parte del problema surge de contar con un pasado de estado confesional y de heredar la moral de esa religión que el conservadurismo quiere mantener, aunque ya no son legales. Sin embargo, hay temas morales que son parte de la más pura intimidad personal como el ejercicio sexual y otros que son más de orden social, como el respeto al mundo animal o la igualdad plena de la mujer. Muchos conservadores quieren imponer su moral religiosa al grupo social limitando la libertad de los otros, algo que el estado no puede permitir por ser contrario a su esencia. El conservadurismo no es connatural con la democracia liberal y en algunas ocasiones son contrarios.


ProLibertad defiende los postulados de la democracia liberal y el libre mercado.



CONCLUSIÓN


El estado es lo que se llama técnicamente un sistema adaptativo (complejo, dinámico y abierto, entre otras características). Sus rasgos son la retroalimentación de causa/efecto y la relación no lineal entre estas, la auto evolución en el tiempo, y su modelación requiere gran potencial de procesamiento de abundantes datos y matemática avanzada.


Podemos poner varios ejemplos que incluso ya hemos mencionado como la relación entre educación y productividad laboral, o entre salud pública y educación, o entre demografía y desarrollo económico, por lo cual todas estas propuestas y otras deberán enmarcarse en una propuesta holística, transdisciplinaria y coherente en la búsqueda de unos indicadores que se puedan seguir para saber el resultado de las políticas tomadas. Pero, además, no puede ser una propuesta que caiga como maná del cielo, sino que debe ser participativa, negociada y basada en datos, no en supuestos, ni mucho menos en axiomas ideológicos.


Trabajar en un modelo general del estado es una labor agotadora y aparentemente infinita, por lo que debe ser flexible para aplicar principios de prueba y error. Por ejemplo, un gran nudo que tiene el estado colombiano es que la figura del jefe de estado y jefe de gobierno se fusionan en una misma persona, algo que no sucede en los regímenes parlamentarios. Y por eso, vemos entes de carácter nacional, y que por definición deben tener visión de largo plazo, los llamados departamentos administrativos, con funciones de gobierno cortoplacistas. Por eso, el Departamento Nacional de Planeación terminó manejando regalías y el Departamento Nacional de Estadística, que debería ser el ente objetivo que mida el desempeño del gobierno, termina “orientándose” en la dirección gubernamental.


Los tanques de pensamiento deben ser los impulsores desde la sociedad civil de implantar las grandes ideas contemporáneas en la conducción del estado, modelarlas y proponer cambios.



290 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo