PRO ILUSTRATOR.png

Como el Libre Mercado Puede Unir a Los Taurinos y Los Animalistas

Actualizado: jul 5

La tauromaquia es un deporte milenario cuyos orígenes se pueden encontrar en la antigua Roma y Mesopotamia. Las corridas de toros representan aspectos del origen del mundo occidental como son el triunfo del hombre vs la naturaleza, aspectos religiosos del paganismo Romano, y también se especula que el deporte se popularizó gracias a la llegada del cristianismo como forma de reemplazar los violentos juegos de gladiadores.


La tauromaquia es uno de los temas mas fuertemente debatidos: por un lado, tenemos un legado cultural con un apoyo fuerte entre sus aficionados, la industria ganadera, y festivales; por el otro lado una sociedad colombiana cada vez más urbanizada crece ajena a la naturaleza violenta del deporte ¿Una encrucijada, cierto? Miremos la situación.


Animalistas:


Desde el punto de los activistas animalista (mayormente de izquierda) la solución es simple: se prohíbe las corridas de toros. Para ellos la sociedad colombiana ha superado la tauromaquia, es el legado de un pasado que sus ojos es vergonzoso.

Lo peor, es un deporte donde mueren animales.


Taurómacos:


Las corridas de toros son una herencia de nuestra cultura hispana. Existe una industria diversa que apoya a muchas personas de diferentes regiones en el país y que provee entretenimiento a ciudadanos que bajo su propia libertad deciden apoyar el deporte.


Todos los colombianos tienen derecho a expresarse y los taurómacos no son la excepción.


Una perspectiva imparcial:


La tauromaquia lleva décadas perdiendo popularidad de cara al consumidor. El mercado no miente, las nuevas generaciones de jóvenes se sienten más identificados con otros deportes como son el fútbol, el basquetbol, el patinaje, el ciclismo y el fisicoculturismo. Estos deportes tienen un enfoque de mejora física, pueden ser practicados por cualquier colombiano a bajo o ningún costo, y tienen una cultura vibrante en Colombia y en todo el mundo.


Ahora, los colombianos son más consientes sobre la importancia de cuidar el medio ambiente, tienen mayor compasión por los animales y muchos no encuentran la matanza de toros a su gusto. Esta es una visión compartida entre gente de derecha e izquierda, es más, el aspecto sangriento del deporte, y no la practica en general, es la razón principal que causa disgusto entre muchos colombianos.


Entra El Libre Mercado:



Prohibir a la tauromaquia va en contra de la libertad de los taurómacos. Si bien yo no apoyo el aspecto violento del deporte, puedo apreciar el valor cultural y el beneficio económico que esta practica trae a muchos colombianos. Menos mal el libre mercado nos permite encontrar un balance entre la protección de los animales, preservar nuestra tradición hispana y producir amplios beneficios económicos para la sociedad colombiana.


Observemos el ejemplo de Canadá, un país que tiende a llevarse la fama de ser un país de izquierda progresista; animalista; protector del medio ambiente y otros títulos de virtudes políticas que la izquierda colombiana alaba. Aun así, Canadá es uno de los países con mayor índice de porte de armas y donde la caza deportiva es ampliamente practicada ¿Cómo puede ser?


Provincias en Canadá, experimentaron con la prohibición o restricción a la caza para proteger el medio ambiente y los animales. Sin embargo, esta política causo que especies de depredadores o animales que se reproducían rápido como los venados, alces o los jabalís, se reprodujeran tan rápido que se volvieran “una plaga” poniendo en peligro la vida de humanos y afectando a otras especies en diferentes ecosistemas.


Localidades rurales y gobernaciones provinciales en el país introdujeron de manera independiente un sistema de licencia para la caza: al igual que la tauromaquia, la caza tiene un publico muy fiel, y trae amplios beneficios a las comunidades donde se practica; si se prohíbe alguien encontrara la forma de practicar el deporte y organizaciones criminales serán atraídas como resultado. Por ende, al legalizar la caza, las comunidades locales lograron mantener los ingresos, los cuales fueron utilizados junto con cooperación de las comunidades y servicios de seguridad para prevenir la caza ilegal, se protegió especies en peligro de extinción y se estudia los ecosistemas locales para encontrar mejores maneras de convivir con la naturaleza.

El libre mercado permitió mantener los ingresos de comunidades locales, proteger a los animales y dar un medio para que los amantes de la caza pudieran practicar su deporte. Una situación donde los únicos que pierden son las entidades ilegales. La prohibición no es la solución.


¡Pero Canadá no solo es un país donde se puede cazar, en Canadá también hay corridas de toros! Así es, Canadá también tiene corridas de toros, solo que a diferencia de Colombia, se utiliza el “Portuguese style” o estilo portugués, el cual fue traído por inmigrantes de Los Azores, en el cual no se mata el toro. Este estilo de corridas se trata mas de evadir al toro sin matarlo.


Además, en los rodeos se tiene otro estilo de corridas donde no se utilizan armas contra el toro si no que el “matador” se dedica a evadir al animal saltando, incluso saltando cuando este mismo mientras carga contra el “matador.” Este tipo de practicas no violentas en las corridas son ampliamente populares, y debido a que no tienen un componente violento reciben amplia financiación e incluso se pueden ver en cadenas deportivas como ESPN. El festival de rodeo llamado “The Carlgary Stampede” es ocurre cada mes de julio en la ciudad de Calgary, donde la tradición de los vaqueros canadienses está más viva que nunca.


Este festival recauda anualmente 434 millones de dólares durante 10 días.


La tauromaquia puede sobrevivir en Colombia y su legado cultural puede ser preservado. Hay compañías que están dispuestas a invertir en los eventos, solo falta promover prácticas que puedan modificar unos aspectos del deporte. Colombia no solo puede salvar su cultura tauromaquia sino también exportarla ¿Será que podremos adaptarnos al mercado?




132 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo